lunes, 18 de marzo de 2013



Desde el pasado miércoles día 13, toda la Iglesia se alegra por la elección del Papa Francisco, y como no podía ser de otro modo nosotros también.

El pasado día 28 de febrero, a las 5 de la tarde, justo en el comienzo de la santa Misa, las campanas del Santuario repicaron, queriendo unirse a todas las campanas de Roma, para despedir a Benedicto XVI. El miércoles 13 por la tarde repicaron también para comunicar la alegría por la elección del nuevo Papa.

Pero un signo precioso y original que hemos querido hacer por esta nueva elección ha sido, como un sencillo homenaje al nuevo Papa, colocar en el presbiterio del Santuario la bandera vaticana, que permanecerá ahí hasta el miércoles, cuando se cumpla una semana de la elección y se haya celebrado ya el solemne inicio del Pontificado, con la Misa que presidirá Su Santidad Francisco (D.m.) mañana martes 19 por la mañana.

Que Dios derrame su Espíritu Santo sobre el Papa Francisco para que lleve adelante la misión de Pedro, y nos confirme, a cada uno de nosotros, a todos los cristianos, en la fe que Pedro confesó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario