martes, 12 de julio de 2011

Dia quinto, Novena.



Día quinto.

Dios y Señor mío: Postrado ante tu soberana majestad, te adoro y glorifico.
Eres mi dios y Mi señor. Creo y amo la Fe Católica que profeso y espero e tu bondad la gracia necesaria para vivir según la fe y el fruto de la misma que es la Vida Eterna en tu compañía.
Te doy gracias por tus infinitos beneficios. Reconozco mi ingratitud y mis pecados de los que me arrepiento. Propongo ayudado de tu gracia, nunca más pecar, confesarme y procurar servirte fielmente.
Concedeme que con alma limpia, alabe a la Virgen Maria y alcance por su intercesión lo que pido en esta Novena i es para gloria tuya y bien de mi alma. Amen.

Peticiones.

-Adoremos, hermanos, al Señor, que nos ha manifestado su misericordia a trabes de la Virgen del Carmen que es nuestra abogada y defensora siempre, pero en especial a la hora de nuestra muerte.

Virgen del Carmen, Madre de Gracia, ampáranos ahora y siempre.

-María, a la cabecera del enfermo, acoges los dolores de la agonía para que el demonio no tenga parte, y acaudillas a los ángeles del Señor para que tomen en sus manos las almas de los hombres.

Virgen del Carmen, Madre de Gracia, ampáranos ahora y siempre.

-María, cuando nos encontramos solos, tú nos acompañas; cuando tenemos mas necesidad de una madre, tú acoges nuestro dolor. Cuando morimos, tú nos presentas ante tu hijo Jesús.

Virgen del Carmen, Madre de Gracia, ampáranos ahora y siempre.

-Maria, no soportas las demoras del Purgatorio y así acoges a las almas, cuanto antes, las llevas contigo al cielo para siempre.

Virgen del Carmen, Madre de Gracia, ampáranos ahora y siempre.

-Haznos, Virgen, dignos de tu amor. Que tu escapulario nos dé exigencia de vida ejemplar, de conducta intachable, para que no haya contradicción entre lo que creemos u lo que practicamos.


Virgen del Carmen, Madre de Gracia, ampáranos ahora y siempre.

Oración:


Oh Virgen del Carmen que defendiste siempre a tus hijos y devotos de todos los peligros de alma y cuerpo. Ruegote, Señora, me defiendas de todos mis enemigos para que en paz y sosiego me entregue siempre al servicio de Dios y mis prójimos. Amén.





Oración Final.

Oh Virgen María, Madre de Dios y de los pecadores, especial protectora de cuantos llevan tu escapulario. Te suplico me alcances Del Señor perdón para mis pecados, enmienda de mi vida, salvación para mi alma cuanto pido en esta Novena si conviene para la gloria de Dios y bien de mi alma. Intercede para que así sea, mientras te saludo con el ángel diciendo: Dios te salve Maria…

Oración.
Oh Dios que honraste al Orden del Carmelo con el titulo de la Beatísima siempre Virgen María. Concedemos, por intercesión de nuestra Señora, cuya memora celebramos, llegar a los gozos eternos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario